Ergonomía y sillas de escritorio: qué debes tener en cuenta

person Publicado por: Sergio En: comment Comentario: 0 favorite Golpear: 218

La crisis ocasionada por el coronavirus ha propiciado que, en estos últimos meses, se haya potenciado el teletrabajo y en esta situación, nos ha obligado entre otras muchas cosas a buscar (o reacondicionar) una mesa de trabajo donde colocar el ordenador y todos aquellos elementos, papeles, expedientes etc. relacionados con nuestro desempeño laboral.

Además de contar con una mesa adecuada, es importante hacerse con una silla ergonómica pues debemos ser conscientes del número de horas que uno llega a pasar delante de la pantalla del ordenador. No sólo se trata de sentirse lo más cómodo posible si no que especialmente  queremos mantener la salud de nuestra espalda, cuello y cervicales.

 

Ergonomía e Higiene Postural en el Trabajo sentado, ya sea en casa o en la oficina

 

Es esencial tener en cuenta que el material y el mobiliario de nuestra oficina (doméstica o no) debe estar adaptado a las características del trabajador concreto; evitando inicialmente, tener que adoptar posturas forzadas y para eso es esencial el diseño de cada lugar de trabajo, iluminación, exigencias de las tareas visuales y especialmente el mobiliario, etc.

 

Los malos hábitos posturales deben de ser corregidos ya que las lesiones músculo‐esqueléticas se desarrollan durante largos periodos de malestar y dolor y en la mayoría de los casos acaban volviéndose crónicas. Hay que prestar atención y prevenir la aparición de cualquier trastorno derivado de malas posturas.

 

Se trata de evitar trastornos musculares como mialgias, calambres, contracturas trastornos en tendones y ligamentos o en articulaciones como artrosis, artritis, hernias discales, bursitis y los trastornos vasculares o alteraciones del riego sanguíneo en las extremidades.

 

En un puesto de trabajo sentado, son esenciales la altura del plano de trabajo (el trabajo con ordenador requiere el teclado ligeramente por debajo de los codos) y la calidad del asiento con altura de la silla y respaldo ajustables, una superficie del asiento ancha para permitir movimientos y el asiento ligeramente inclinado hacia delante (2 a 5 grados).

 

Son esenciales también que el asiento sea giratorio y móvil sobre ruedas y que el relleno del asiento y del respaldo sea alrededor de 2,5 cm. El  asiento debe contar con apoyo lumbar justo por encima de las caderas y de forma que la columna vertebral quede recta.

 

Todo ello nos lo ofrecen los sillones ergonómicos actuales, especialmente si son de un buen nivel de calidad, ya que están pensados para evitar las lesiones más comunes derivadas del trabajo sedentario.

 

¿Cómo puede ayudarte la ergonomía de nuestras sillas a mejorar la higiene postural y evitar lesiones?

 

Como hemos indicado, en nuestros días, es común permanecer sentados durante muchas horas, lo que genera estrés muscular y casi sin darnos cuenta nos lleva a adoptar posturas que incrementan el riesgo de sufrir dolores al acumular tensión en cuello y espalda.

 

La ergonomía es el término con el que se conoce más comúnmente a la higiene postural, y es la forma de aprender a llevar a cabo actividades del día a día, de manera sana y segura, con la intención de menguar posibles riesgos a través de la disminución de la carga soportada por la espalda y/o de esfuerzos incorrectos de la musculatura.

 

Por ello lo mejor es elegir un asiento adecuado y en el que nos sintamos cómodos y relajados. Que sea generoso con la espalda y que mantenga la postura lo más correcta posible en su curvatura natural, similar a cuando estamos de pie.

 

Nuestros diseños son completamente ergonómicos, de excelente calidad en los materiales, y que cumplen absolutamente las exigencias expuestas para una óptima adaptación y adaptabilidad al puesto de trabajo sedentario.

 

Además tenemos diversos modelos con precios muy asequibles, para cualquier tipo de presupuesto, debiendo tener en cuenta que invertir en una buena silla ergonómica es invertir en la salud de nuestra musculatura esquelética, dorsal, lumbar y cervical, musculatura que es para toda la vida.

 

También contamos con bonitos diseños, porque este criterio subjetivo no está reñido con la búsqueda de la salud. Nuestros materiales son duraderos y resistentes, pero lo más importante es que se trata de sillas que resultan sumamente cómodas respetando la ergonomía básica que busca la máxima higiene postural.

 

Porque la silla debe evitar que al estar sentado frente al ordenador muchas horas se resientan espalda, hombros o se cuello acumulen tensiones, lo cual ocurrirá si no nos sentimos lo suficientemente a gusto.

 

Por eso nuestras sillas ofrecen inclinación y altura regulable, son de fácil montaje y tienen apoyos rotatorios sobre ruedas; con protección lumbar y cervical, dependiendo del modelo que desees.

 

También debes tener en cuenta a la hora de escoger, que cuente con esponja de alta elasticidad, patas de aluminio, ruedas universales, malla transpirable y cojín para las lumbares y como reposa-cabeza; con un acabado de alta calidad y el esqueleto sobre el que esté construida sea de alta durabilidad y resistencia.

 

El objetivo es trabajar desde tu escritorio con más seguridad y confort, cumpliendo los requisitos que estimulen la productividad y la concentración; con tu zona lumbar bien sujeta y protegida. La postura ideal permite ver la pantalla al mismo tiempo que te sientas de una manera que te asegura un apoyo a tus lumbares.

 

El objetivo es evitar lesiones; y si prestas atención a la ergonomía, vas a ganar en productividad y en salud. Sin embargo, si te sientas en posturas extrañas y forzadas, puedes acabar teniendo problemas con los músculos, tendones, ligamentos o nervios. Para eso, la variedad y calidad de nuestras sillas ergonómicas es ideal.

Comentarios

Sin comentarios en este momento!

Deje su comentario