Cómo dar un toque rústico a tu hogar sin caer en el exceso

person Publicado por: Sergio En: comment Comentario: 0 favorite Golpear: 222

El estilo rústico tiene un matiz intemporal y de calidez que lo hace especialmente atractivo. Introduciendo solo algunos detalles en la decoración, es posible que nuestro hogar ofrezca una sensación mucho más acogedora. Las posibilidades son infinitas y algunas son realmente atractivas. Si necesitas ideas para dar un toque rústico a tu casa, toma nota.

1. La madera, la gran protagonista

Es, sin duda, la clave para conseguir ese toque rústico que estás buscando. Para ello, basta con introducir elementos de madera sin tratar, en tonos naturales: en el salón, alguna una mesa auxiliar; en el dormitorio, un cabecero de listones o unas mesillas de troncos; en la cocina o el baño, una encimera en la que se vean los nudos y las vetas de la madera; en el techo, unas vigas decorativas; y en cualquier rincón de la casa, alguna estantería hecha con madera reciclada.

2. Y también la piedra

Es más fría que la madera, pero también es muy fácil emplearla para conseguir un toque rústico encantador. Y sin miedo a excedernos. Puede ser una pared revestida en piedra, con la ventaja de que es un material perfecto para combinar con otro tipo de estilo decorativo. Pero también puede ser un lavabo para el baño o incluso el suelo de la ducha.

3. Tejidos y fibras naturales

Vestir la casa con un toque rústico muy cálido es fácil. La lana, el lino y el algodón se convierten en protagonistas de los textiles. Mientras, las fibras naturales, el mimbre, el ratán o el bambú lo son en el caso de alfombras y muebles auxiliares. Todos se convertirán en el complemento perfecto para conseguir ese efecto tan particular que nos recuerda la vida y la tranquilidad de los entornos rurales.

4. El encanto de la forja

La forja es también perfecta para conseguir un toque rústico. Se puede emplear en cabeceros, en sillas, lámparas o mesas. La ventaja es su gran resistencia. Además, hoy en día hay diseños muy actuales que combinarán sin problemas con el estilo de tu hogar. Pero si no te gusta demasiado la forja, siempre puedes cambiarla por algún elemento en metal pintado en blanco, negro u óxido.

5. Algunos detalles campestres

Lo más sencillo para conseguir un pequeño pero diferenciador toque rústico son los detalles. Jarrones con flores naturales o secas, algún espejo de madera envejecida, viejos candelabros sobre la mesa, unas cestas de mimbre en el baño o incluso algún mueble antiguo reciclado son grandes ideas.

6. La magia del fuego

Las chimeneas nos recuerdan como pocos elementos la vida en el campo. El fuego hace que las estancias sean más cálidas en todos los sentidos y más acogedoras. Pero en las casas modernas no siempre hay sitio ni posibilidad para instalar una. ¿Hay solución? Por supuesto, siempre se puede conseguir ese toque rústico con una chimenea eléctrica o de bioetanol.

7. Puertas tipo granero

Es otro de los clásicos en ambientes rurales, esas puertas correderas en madera natural y con herrajes en hierro pintados de negro. Por su sistema de apertura son muy prácticas en espacios pequeños. Y, además, se instalan con gran facilidad y sin necesidad de hacer obra. Si buscas dar el toque rústico definitivo a tu hogar, es una buena elección.

En La Tienda de Alarcón puedes encontrar un sinfín de elementos que te ayudarán a conseguir un toque rústico fresco y elegante a tu casa: cabeceros y muebles de madera, capazos y cestas de palma o ratán, sillones de mimbre, alfombra de bambú o yute… La mejor selección de muebles y accesorios para tu casa te espera en nuestra tienda.

Etiquetas: toque rústico hogar

Comentarios

Sin comentarios en este momento!

Deje su comentario